Inyección intravesical de toxina botulínica (Botox ®)

  1. Inicio
  2. Inyección intravesical de toxina botulínica (Botox ®)

Inyección de pequeñas dosis de toxina botulínica (Botox) en diferentes puntos de la vejiga urinaria. El efecto paralizante muscular del botox resulta muy útil en algunos casos de incontinencia urinaria o vejiga neurógena.

En los casos de incontinencia urinaria de urgencia o vejiga hiperactiva, que no responden a tratamiento farmacológico, se puede aplicar una inyección intravesical de toxina botulínica (Botox ®). Este tratamiento se utiliza también en casos de incontinencia urinaria secundarios a vejiga neurógena por trastornos neurológicos (esclerosis múltiple, lesiones medulares, etc).

La toxina botulínica inhibe las contracciones musculares involuntarias de la vejiga (detrusor) y así consigue su efecto de evitar pérdidas de orina inadvertidas.

Es un procedimiento rápido y sencillo, que se puede realizar con una breve anestesia o incluso en las consultas de forma ambulatoria. Los pacientes no requieren de hospitalización y no es necesaria una sonda vesical tras el procedimiento.

Mediante un cistoscopio flexible a través de la uretra y accede al interior de la vejiga, y con una aguja muy fina se inyectan pequeñas dosis en diferentes puntos. La dosis y número de punciones dependerán de la patología de base del paciente.

El efecto de la toxina botulínica se mantiene entre seis y nueve meses tras su administración.

Especialistas de esta técnica

Dr. Julio Fernández del Álamo
Dra. Sonia Ruiz Graña
Dr. Javier Reinoso

Enfermedades donde se aplica

Incontinencia Urinaria en la Mujer

Actualidad de la técnica

¿Desea más información?

Pedir consulta online
Adjunte la información médica sobre su caso
Tamaño máximo de archivo: 20.97MB
Procesamiento de datos