Pieloplastia laparoscópica y robótica

  1. Inicio
  2. Próstata
  3. Pieloplastia laparoscópica y robótica

La pieloplastia laparoscópica o robótica es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se realiza para tratar la estenosis de la unión entre la pelvis renal y el uréter. En la intervención se reconstruye esta unión para permitir que la orina pueda descender libremente al uréter y la vejiga.

La pieloplastia es la intervención quirúrgica que se realiza para la estenosis ureteral, un estrechamiento de la uretra formado por tejido cicatricial.

Esta intervención quirúrgica, que consiste en la corrección de ese estrechamiento, ha ido evolucionando para ser cada vez menos agresiva e invasiva.

Con la realización de la pieloplastia el paciente puede lograr una mejora en los síntomas urológicos y se evitar la pérdida de la función renal o su deterioro.

Existen diferentes tipos de pieloplastia, siendo la cirugía tradicional o abierta cada vez menos utilizada por su agresividad y es que se secciona la zona de la pelvis renal y el uréter al completo para poner fin al estrechamiento. Tiene una tasa de éxito de entre el 65 y el 100 por cien.

La siguiente opción y con una mayor tasa de éxito es la pieloplastia laparoscópica. Esta intervención cuenta con las ventajas de la técnica laparoscópica, siendo una cirugía no invasiva que es menos agresiva, requiere menor tiempo de hospitalización y minimiza los riesgos asociados a la cirugía. Se accede al abdomen del paciente (distendido con gas) con una cámara a través de pequeñas incisiones. Se secciona la parte del estrechamiento y se unen los cabos sanos con una sutura reabsorbibles. A continuación, se coloca un catéter que deberá llevar el paciente para que el riñón drene de forma adecuada durante las próximas seis semanas. A continuación, este catéter, que por lo general es del tipo doble jota, se retira en consulta.

A veces, como consecuencia de la enfermedad, los especialistas al realizar la intervención descubren que el riñón está muy deteriorado y es necesario realizar una nefrectomía (extirpación del riñón).

Otra de las opciones y más novedosa es la pieloplastia robótica, intervención que cuenta con las mejoras y ventajas que aporta la técnica robótica. En este caso el robot Da Vinci permite un mejor manejo y al realizar la sutura entre la pelvis renal y el uréter existe una mayor precisión que evita, a largo plazo complicaciones. Al igual que la cirugía laparoscópica se realiza por pequeñas incisiones de menos de 5mm, por lo que además de ser más estético para el paciente, reduce el riesgo de sangrado o infección.  El paciente también debe llevar un catéter durante unos quince días y el ingreso hospitalario es, como mucho, de tres días.

Tal y como hemos mencionado con anterioridad, en ocasiones es preciso realizar una nefrectomía cuando el riñón del paciente este muy deteriorado tras años de obstrucción. En esos casos la cirugía robótica es la mejor opción ya que la exactitud de sus movimientos permite un mejor manejo de esta zona tan delicada

Especialistas de esta técnica

Dr. Fernando Gómez Sancha
Dr. Javier Reinoso
Dr. Juan Gómez Rivas
Dr. Luis Llanes González
Dr. Richard Gaston

Enfermedades donde se aplica

Estenosis de Uretra

Actualidad de la técnica

¿Desea más información?

Pedir consulta online
Adjunte la información médica sobre su caso
Tamaño máximo de archivo: 20.97MB
Procesamiento de datos