Procedimiento mínimamente invasivo que a través de dos punciones en la piel del escroto permite seccionar el conducto deferente, que transporta los espermatozoides al exterior, cuando se desea evitar los embarazos.

La vasectomía es un método anticonceptivo en el que de detiene el transporte de los espermatozoides hacia el líquido seminal. Los espermatozoides se producen en los testículos, y luego se transportan por los conductos deferentes hacia el interior de la pelvis, estos conductos desembocarán dentro de la próstata.

El líquido seminal se produce en su mayoría en las vesículas seminales y en la próstata y en el caso de los hombres sometidos a una vasectomía este líquido ya no contiene espermatozoides.

La vasectomía sin bisturí es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo, con más ventajas y menos posibles complicaciones que la vasectomía tradicional.

Mediante el uso de anestesia local, administrada con una aguja muy fina a ambos lados del escroto para que el paciente no experimente dolor, se realiza una apertura de la piel escrotal. Este proceso se realiza con unas pinzas especiales que permiten acceder al conducto deferente, seccionar un fragmento del mismo, ligarlo y coagular sus extremos. Todo este proceso se realiza sin bisturí ni cortes, con una cirugía ambulatoria que no requiere de ingreso hospitalario. Tiene una duración de entre veinte y treinta minutos, tras los cuales el paciente se puede ir a descansar a su casa.

Las ventajas de esta técnica son, entre otras, menor dolor o molestias postoperatorias, una recuperación más rápida y con cicatrices más pequeñas, así como un menor riesgo de hemorragia e infección.

Tras las 48 horas de reposo relativo, antes mencionado, los pacientes se reincorporan a su vida cotidiana. A las dos semanas ya podrán realizar ejercicio, esfuerzo físico y mantener relaciones sexuales.

Las complicaciones son muy poco frecuentes y no se producen alteraciones en el funcionamiento hormonal de los testículos, ni en las erecciones, ni en el deseo sexual.

Se debe tener en cuenta que el efecto anticonceptivo de esterilización no es inmediato, se requiere un tiempo prudente de al menos tres meses para realizar el primer espermiograma (análisis del líquido seminal) que demuestre la ausencia de espermatozoides para que el paciente tenga la seguridad de dejar de utilizar anticonceptivos. Durante estos meses se deben seguir utilizando los métodos anticonceptivos habituales.

Especialistas de esta técnica

Dr. Fernando Gómez Sancha
Dr. Luis Llanes González
Dr. Diego Carrión Monsalve
Dr. Moisés Rodríguez Socarrás
Dr. Juan Gómez Rivas
Dr. Richard Gaston
Dra. Sonia Ruiz Graña
Dr. Daniel Zarza Luciáñez

Actualidad de la técnica

¿Desea más información?

Pedir consulta online
Adjunte la información médica sobre su caso
Tamaño máximo de archivo: 20.97MB
Procesamiento de datos