Alternativa a la cirugía convencional para extirpar el prepucio que provoca la fimosis que utiliza luz láser para cortar y coagular. Es un tratamiento ambulatorio que provoca menos molestias y que permite una recuperación más rápida.

Circuncisión y circuncisión con láser

La circuncisión es la extirpación quirúrgica de parte o toda la piel del prepucio.  Este procedimiento está indicado en pacientes con fimosis (incapacidad de descubrir el glande del pene retirando el prepucio), balanitis recurrentes, liquen escleroso y atrófico, balanitis plasmocelular de Zoon, molestias durante las relaciones sexuales, etc.

La fimosis es normal en recién nacidos y niños pequeños.  La piel del prepucio se va despegando espontáneamente entre los dos y seis años de edad, y en la mayoría de los casos, se liberará completamente sin necesidad de tratamiento y sin generar problemas.

En ocasiones es necesario realizar una circuncisión para tratar la fimosis cuando provoca infecciones recurrentes de la piel o del tracto urinario. También es posible que produzca problemas para orinar, por lo que también podría requerir cirugía.

Muchos hombres tienen dificultad para retraer la piel del prepucio debido a que el frenillo del prepucio es corto. En estos casos, también es posible realizar una frenuloplastia, un procedimiento más sencillo, que alarga el frenillo para que no exista dificultad para retraer la piel.

Es una intervención que no se debe realizar en pacientes con una infección activa, con defectos congénitos del pene (como el hipospadias congénito o el pene enterrado), ya que puede ser necesario usar el prepucio para realizar procedimientos reconstructivos o reparadores de la anatomía del pene.

La circuncisión es una intervención sencilla que se realiza bajo anestesia local, de forma ambulatoria, en unos quince o veinte minutos. En casos especiales se puede combinar la anestesia local con sedación o incluso realizar con anestesia general.

Tradicionalmente se utilizan instrumentos quirúrgicos convencionales para realizar esta intervención, se retira la piel prepucial y se sutura la herida, que cura en el transcurso de unas semanas tras la intervención. Normalmente el pene queda algo inflamado y resulta algo molesto durante los dos o tres primeros días. A las seis semanas normalmente se puede reiniciar la actividad sexual en adultos.

Uno de los últimos avances para el tratamiento de la fimosis es la circuncisión con láser. Se trata de un proceso ambulatorio en el que, en lugar de emplear el bisturí tradicional, el especialista extirpa la piel sobrante con un láser. El láser tiene una capacidad de cortar la piel y coagular los vasos sanguíneos con muy poco traumatismo local.  Tiene una duración de veinte minutos y el paciente se puede ir a casa el mismo día.  La ventaja de la circuncisión con láser es que tiene mejor resultado estético y el postoperatorio cursa con menos inflamación y dolor que con la cirugía convencional.

Pene con fimosis y pene circuncidado

Circuncisión convencional

Circuncisión con láser

Especialistas de esta técnica

Dra. Sonia Ruiz Graña
Dr. Javier Reinoso
Dr. Moisés Rodríguez Socarrás
Dr. Juan Gómez Rivas
Dr. Diego Carrión Monsalve

Enfermedades donde se aplica

Fimosis

Actualidad de la técnica

¿Desea más información?

Pedir consulta online
Adjunte la información médica sobre su caso
Tamaño máximo de archivo: 20.97MB
Procesamiento de datos